Remedio casero para las patas de gallo elaborado con vaselina, aceite de rosa mosqueta y aceite de germen de trigo

Published on May 29, 2019 by

Si quieres reducir la apariencia de las patas de gallo lo mejor será que combines los beneficios de la vaselina, muy hidratante, con las propiedades de aceites ricos en vitamina E, un antioxidante que atenúa finas líneas de expresión y retrasa la aparición de arrugas.

Ingredientes

Un bote pequeño de vaselina
Una cucharada de aceite de germen de trigo
Una cucharada de aceite de rosa mosqueta (podrás adquirir ambos aceites en cualquier herbolario o tienda de productos naturales e, incluso, en Amazon, una tienda on-line donde está a la venta el aceite de rosa mosqueta 100 % puro de Aromatika)

Pasos a seguir

  1. Extrae toda la vaselina de su recipiente y viértela dentro de un cuenco que puedas calentar al baño María.
  2. Añádele el aceite de rosas y el aceite de germen de trigo, baja el fuego y deja que los ingredientes se fundan mientras los vas removiendo de vez en cuando.
  3. Una vez que la vaselina se haya derretido, retira el compuesto del fuego y colócalo dentro del bote en el que antes guardabas la vaselina.
  4. Deja que esta receta natural repose durante unas horas.
  5. Cuando se haya enfriado y solidificado un poco, ya podrás aplicarla sobre las patas de gallo.
  6. Para ello, extiende el producto utilizando el dedo anular (es el que tiene menos fuerza de la mano y el que menos dañará tu piel) realizando un suave masaje por toda la zona.
  7. Lleva a cabo este proceso todas las noches antes de irte a dormir y las patas de gallo habrán disminuido de un modo considerable en tan solo unas pocas semanas.